Hace unos días te hablábamos del Team Building y te prometimos explicarte sus elementos clave. Nosotras acostumbramos a concretar estos elementos en las “5 D”: Decisión, Diagnóstico, Diferencia, Diversión y Día a día:

Decisión

La implantación de estrategias de TB debe ser una decisión de la cúpula de la compañía. Ya que no podremos quedarnos con una experiencia aislada —te lo contamos en la quinta D—, nuestros máximos responsables deben saber que este tipo de dinámicas pasarán a formar parte del ADN corporativo y, en consecuencia, la manera que tendrá la organización de relacionarse con sus colaboradores.

Diagnóstico

A la hora de organizar una actividad deberemos tener en cuenta el perfil de la empresa, del equipo y de cada uno de sus miembros. También es importante que sepamos cuáles son los objetivos que perseguimos. En este punto resulta clave quién será nuestro aliado a la hora de desarrollar la actividad. No es lo mismo contar con un monitor de equitación —que resultará fantástico para hacer una excursión a caballo— que con un experto en gestión de equipos que, además, disponga de diferentes recursos a su alcance. A través del perfil que construyamos juntos, podremos seleccionar la actividad que mejor se ajuste a éste —y a nuestros objetivos—.

Diferencia

Un día de team building debe ser un día diferente, debe romper con la rutina diaria. Se trata de proponer a nuestros colaboradores un día de “no-trabajo”, sin teléfonos, sin agendas, sin reuniones. ¡Nada de trajes ni corbatas, ropa cómoda! ¡Salgamos de la oficina y afrontemos retos en equipo!

Diversión

Una sesión de TB debe ser divertida, emocionante. No olvidemos que uno de nuestros objetivos es sacar de contexto a nuestros equipos. No hay nada más emocionante —a la par que divertido— que conseguir una meta a través de la colaboración de todos.

Día a día

Cuando apostamos por el TB debemos tener claro que su filosofía ha de formar parte de nuestra estrategia de recursos humanos. Como apunta Scumadore “la mayoría de los TB fallan porque son actividades que se hacen una única vez y después caen en el olvido”. Con esto no queremos decirte que debas estar cada día —ni cada semana, ni cada mes— llevando a tu equipo a pistas americanas o a subir en globo! No te asustes. Lo que queremos transmitirte es que deben crearse espacios para que aquello que hemos cultivado en una sesión pueda seguir creciendo en el día a día en la oficina (encuentros informales, pequeños briefings diarios, etc.).

Infografía Team Building

Si tienes en cuenta estos cinco elementos, tu planificación de Team building tiene muchos números para tener el enfoque que consiga hacerla efectiva. En próximas entradas seguiremos profundizando en estrategias de construcción de equipos.

Si deseas que te ampliemos alguna información, quieres proponernos algún tema para futuros posts, o bien, quieres contarnos tu experiencia, te invitamos a dejarnos un comentario.

7 Comentarios

  1. Los quiero felicitar por este blog, encuentro muy útil la información presentado, me gustó el orden y la forma como se abordaron los temas. En la practica los team building y dinámicas para integración laboral ayudan mucho para que los equipos se fortalezcan y den mejores resultados al estar integrados y bien motivados. Gracias!

  2. Excelente información sobre el tema. Hay mucho qué hablar
    sobre esta información. Tendré que ponerme a estudiar más sobre el tema por qué me di cuenta que hay mucho todavía por aprender.
    gracias por la información que permite comprender mejor esta información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment